Importancia de la programación en los colegios

La educación ha planteado y estructurado la manera más adecuada de enseñarle a los niños, para que crezcan con un conocimiento superior al de los padres.

Pero no se trata de menospreciar la información que recibimos, sino de convertir a los estudiantes de ahora en seres mejor formados y capacitados para afrontar la realidad social y virtual.

¿Por qué es importante la programación?

El mundo actual y futuro, de alguna manera, están basados en la creación y la programación de máquinas y ordenadores, pero  más importante que eso son “las capacidades y habilidades que se adquieren aprendiendo a programar: resolución de problemas, capacidades lógicas y espaciales, nivel de abstracción, atención y concentración”, según el portal web Educación 3.0.

A pesar que existen diferentes herramientas de programación (unas más sencillas que otras), todas están basadas en la solución de retos y problemas, por tanto quien quiera programar debe evaluar detalladamente el problema, determinar la manera de afrontarlo y colocándolo en un ordenador diciéndole qué y cómo hacerlo.

Beneficios de la programación

La programación permite mejorar capacidades como el cálculo numérico, la creatividad, el pensamiento lógico o las aptitudes verbales, según cómo se planteen las actividades.

“Muchos conocerán el concepto de Pensamiento Computacional, uno de los grandes beneficiados de la programación y que podemos definir como todas esas aptitudes y habilidades que se promueven a través del código. Principalmente la resolución del problemas y la abstracción, necesaria para solucionar un problema que no existe en el mundo real como tal, pero que debemos solucionar a través de la pantalla”, afirma el portal.

¿Por qué no se ha implementado la programación?

En el mundo ha ido incrementado el número de países y personas que ven una oportunidad de desarrollo en el aprendizaje de la programación, pero lastimosamente ciertos docentes aún no entienden ni creen que ayude al progreso social y de habilidades en los niños y/o adolescentes, por lo que varios planteles educativos no lo ven como una necesidad de aprendizaje.

[xs_social_share]